Rouge

Rouge

- Actualidad, Cuerpo & Alma, Sitios Externos -

Rituales para recibir el 2018 con buena energía

28 de diciembre de 2017

Por Laura Lima (*)

Para cerrar un ciclo es necesario agradecer por todo lo vivido. No podemos llenarnos de lo nuevo sin antes vaciarnos, y vaciarnos significa darnos por completo agradeciendo por todo lo recibido en el año.

Año nuevo es la época en la que deseamos que todo lo que estábamos esperando llegue de modo automático: salud, pareja, dinero, trabajo, viajes, etc. Esto refleja la gran necesidad que tenemos de creer en nosotros mismos y convencernos que somos la fuente creadora de todo en nuestras vidas.

Aprovechemos esta oportunidad que nos regala la vida para primero agradecer por todo lo que recibimos, por las personas que están a nuestro lado y también por las que ya no están. Pensar en todo lo bueno pero también en todo lo que no fue como esperábamos y abrazarnos a la vida tal y como es.

¿Qué podemos hacer entonces?

► Toma un papel y date un tiempo de introspección y silencio para escribir una lista de todas aquellas cosas por las cuales agradecer a este año 2017. Sé lo mas detallista posible y expresa tu gratitud aún si algún evento, situación o relación fue difícil, porque esto también es y fue parte de tu proceso de crecimiento.

►En otra hoja escribí cada una de tus intenciones para el 2018, en este proceso también sé lo más detallista posible y no te pongas límites. Y conectate no sólo desde la intención y la idea, sino también con la sensación corporal y emocional. Para hacerlo, es importante escribir en tiempo presente y en positivo. Podemos usar nuestra intención como un mantra, es decir, una frase que nos repitamos diariamente, al levantarnos, al acostarnos, al meditar, escrita en un mensaje frente al espejo o la computadora, o en momentos difíciles. Así se hará parte de nosotros y se llevará a cabo naturalmente.

► Elegí un pequeño lugar o rincón de tu casa para armar un pequeño altar donde puedas colocar una sahumadora o un cuenco. Vas a tomar la hoja de gratitudes y con la intención puesta en soltar todo eso que ya no necesitas para este nuevo viaje … vas a quemar dicha hoja y colocarla en tu sahumadora o cuenco. Para que la energía transformadora del Fuego simplemente transmute todo eso que estas soltando. Contempla dicho proceso de quema e internamente repetí la palabra “GRACIAS”. Al finalizar respira profundo y tomate unos minutos.

►Ahora vas a tomar tu hoja de Intenciones y vas a encender una velita blanca o amarilla (sino la que dispongas) como símbolo de estar encendiendo cada uno de esos propósitos, para que la llama siga encendida y se mantenga con fuerza, fe y convicción a lo largo del año.

►Y a cada intención repetir la siguiente afirmación
“Yo soy el amor que permea el Universo entero”
“Yo soy la salud que permea el Universo entero”
“Yo soy (remplaza tu intención) que permea el Universo entero”

►Para finalizar sólo queda el proceso de limpieza. La sugerencia es que tires la quema anterior y nuevamente dispongas de tu sahumadora o cuenco. Y allí nuevamente, es necesario que enciendas un carboncito vegetal.

►Para el Plano Espiritual, elegí una resina (mirra, incienso, benjuí, copal) y luego auto-sahumate de pies a cabeza o alguna zona que sientas que necesitas. Al igual que a tu casa y a cada uno de sus rincones. Su función es abrir, sensibilizar.

►Para el Plano Mental, elegí alguna hierba (romero, ruda, salvia, entre otras que tengas a mano o te vibre). Proceso para limpiar y despejar.

►Y por ultimo elegí una Flor para el Plano Emocional (caléndula, rosa, manzanilla, lavanda; deben estar secas) y brindala como ofrenda desde el corazón para que tus intenciones se impregnen de la suavidad y amorosidad de las flores.

►En todo este proceso de limpieza podés elegir una frase, una palabra, una afirmación que te acompañe como rezo (por ejemplo “Suelto y Confío”) y luego ventilar toda tu casa.

►Por último deberías volver a desechar esa quema.

►Y además, podés darte un baño para terminar de soltar cualquier tipo de energía que haya podido quedar o que no te pertenezca y agradecer por todo este proceso. (Te sugiero como hacían nuestros ancestros, realizar el baño con vinagre, sal gruesa o con agua de Romero).

Todo es posible, no por el hecho de que termina un año y empiece otro, sino por el hecho de querer que sea posible!

(*) Terapeuta Ayurveda y Floral con Orientación Psicoterapeutica – M.P. – CTF 887

https://www.facebook.com/vivekaespacio