Rouge

Rouge

- Bodas -

Ramos de novia: una tradición que trasciende culturas, fronteras y generaciones

13 de noviembre de 2017

Cómo elegir uno de los complementos más importantes del gran día.

Dentro de la planificación y preparación integral de un casamiento la novia tiene tiene grandes ocupaciones que solo la conciernen a ella. Entre ellas, su vestido, tocado, make up pero también el ramo que la acompañará hacia el altar. Pero, ¿qué conocemos sobre el ramo? ¿cómo es el proceso de elección? ¿qué tipos de ramos existen? ¿hay variantes de acuerdo al momento del día?

Como todos sabemos, en una boda, es el vestido de la novia el que siempre se lleva la mayoría de las miradas y es una de sus mayores preocupaciones y ocupaciones dentro de la planificación de este gran momento para su vida.

La tradición de llevar ramo de novia se remonta siglos atrás. Tiene su origen en la costumbre de las novias de poner flores aromáticas como tomillo, eneldo, o ajo para alejar los malos espíritus y atraer la buena suerte y felicidad para la pareja. Fue en la edad media cuando las flores reemplazaron a las hierbas aromáticas.

Actualmente, los ramos se eligen por los gustos de la novia, generalmente asesoradas por especialistas en el tema y, junto con el vestido, tocado y make up protagonizan su outfit para esta ocasión tan especial.

“Su elección implica conocer no solo el estilo de la novia, si no el color del vestido, el momento del día en el que se desarrollará la ceremonia, ambientación y, por supuesto, si ya tiene un algún estilo o tipo de ramo ya en su mente. En esta etapa, el proceso de selección y asesoramiento es vital. La elección del ramo y los colores se relacionan, directamente, con el tipo de novia, su vestido, la ambientación de la iglesia y los colores seleccionados. El tamaño o volumen del ramo debe ir en proporción a la figura de la propia novia”, anticipa Patricia Castro, diseñadora Floral.

Si tipificamos estilos de novia, encontramos que existen diferentes ramos de acuerdo a ello.

Por ejemplo, para una novia clásica, los ramos en forma de cascada o redondos son una opción perfecta con dos o tres tipos de flores y en un solo color como el blanco marfil o rosado.

Las novias románticas, en cambio, parten de un ramo clásico, pero le agregan un poco más de color, blancos, rosados, coral y pasteles, combinando más de una flor y follaje.

Par la novia tipo country los ramos son más descontracturados, como recién cortados del campo, con colores vivos y flores como gerberas, margaritas, lavandas craspedia, se mezclan formas, texturas y colores de esta forma se crea un ramo con estilo propio.

“El momento del día en el que se celebra la boda también es un factor determinante en la elección de un ramo. La novia de noche suele ser más elegante mientas que la de día es un poco más descontracturada y relajada. Estos aspectos también son tenidos en cuenta a la hora se asesorar y seleccionar un ramo. Para la novia de noche el ramo es más señorial, elegante y con más brillo. En cambio, para la novia de día, es más simple, silvestre con flores más rústicas”, completa Castro.

Más allá del tipo de novia, lo que resulta más importante para Patricia Castro, especialista en diseño floral, es que la novia se sienta cómoda y segura llevando su ramo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *