Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

Dedicarse a la Infancia

20 de agosto de 2017

Qué factores que “persiguen” a la niñez y se deben evitar.

¿Alguna vez tuviste ese sueño, pesadilla en el que alguien te corre? Es un sueño, pero la impresión es real, la sensación es que las piernas no te responden con la velocidad que quisieras. Te despertás agitado, sudado, intentando atribuirle lógica a esas imágenes horribles que perturban, luego y con alivio decís “¡qué suerte era un sueño!”

Considero que nadie desea sentir esa sensación de acecho que altera el bienestar, para los niños resulta más traumático aún, a menor edad no cuentan con la posibilidad de poner en palabras esa conmoción de que alguien los corre.

Tal vez la fecha hubiera ameritado un cuento infantil destinado a los “locos bajitos”, hoy es el día del “niño” y quiero reflexionar sobre ello. ¿La niñez está siendo acechada? ¿Existe “alguien o algo” que los corre?

Para empezar ya vamos mal por dos razones: una de ellas es que cuando hay “un día de…” se sabe que generalmente quienes tienen más grado de responsabilidad en ciertas temáticas dedican tiempo y presupuesto a “ese día” quedando luego en el olvido los días restantes; y la otra es que el día del “niño” es una celebración dedicada a la promoción de sus derechos y bienestar, y luego de haber marchado por “Ni una Menos”, hablar de igualdad de oportunidades y, en pleno siglo XXI se sigue enunciando en masculino. Días pasados Francesca con sus 4 años interpeló a la
mamá: “¿por qué niño y no niña? Considero que es momento de celebrar el “día de la Infancia”.

Sin otro remedio por ahora que día del “niño” en masculino; se sabe que era el primer domingo de agosto, luego a pedido de sectores con ciertos intereses “se lo corrió” al segundo, y en este año “se corre al tercero” también a pedido de sectores pues coincidía con las “P.A.S.O”, paradójicamente el debate y el discurso de la infancia estuvo casi ausente en las campañas políticas. Saquen sus propias conclusiones.

Si, en la era de la imagen, la selfie, el palito de la selfie tomamos “una instantánea” de la infancia podemos observar niños con acceso a todo y de calidad; probablemente hoy reciben juguetes tecnológicos, los recibidos el año pasado ya son obsoletos; es esa infancia que corre de la escuela a practicar un deporte pues tal vez hay un “Messi” escondido que salva a la familia, corre a aprender un idioma pues el mundo requiere dominar idiomas, corre a aprender baile y actuación pues quizá en un futuro sea famosa, “corren” con “la Tablet” en la mano a la velocidad de los adultos quienes temen que los niños se caigan de la cadena productiva.

Infancia perseguida y estimulada a adoptar conductas adultas antes de tiempo, adultos que acechan a la infancia sin poder establecer límites, brindar afecto y experiencias relevantes, adultos que adolecen porque se resisten a abandonar la adolescencia, adultos que ignoran.

En el otro extremo esta la infancia que es perseguida por una nutrición deficiente, por una educación que no es de excelencia, que corre para no ser alcanzada por la prostitución, las drogas, el trabajo infantil, que corre sin destino prestablecido quedando al borde del abismo, la indiferencia también acecha.

Decía Albert Eisntein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, humildemente propongo dejar de correr-los de la escena, y que de una vez por todas la infancia y la adolescencia con sus problemáticas estén en el centro del escenario. Cuando se corre hay riesgo de tropiezos, sobresaltos y caídas, a veces se vive en la cornisa, otras se cae al vacío.

No corras, acompañá desde el rol que te corresponde. ¡Feliz día de la “Infancia”!

(*) Dra. en Psicología. Columnista en medios de comunicación. | Twitter: @guillerizzo

 

Un pensamiento en “Dedicarse a la Infancia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *