Rouge

Rouge

- Relaciones -

Cuáles son las cinco trampas del amor y cómo evitarlas

13 de julio de 2017

Por María Celeste Mottesi

“He escrito este libro para quienes han tirado la toalla y renunciado a entender cómo funciona el amor y las relaciones llamadas ‘románticas’, para quienes creen que nadie les puede explicar por qué repiten una y otra vez los mismos patrones, y sobre todo para quienes sienten la desesperación de creer que nadie es capaz de ayudarles”, promete Iñaki Piñuel en el prólogo de su libro.

Las 5 trampas del amor. Por qué fracasan las relaciones y cómo evitarlo”, de editorial El Ateneo se propone como un manual para la persona de a pie, que quiera saber por qué no tiene éxito en sus relaciones y repite las mismas situaciones una y otra vez.

Piñuel es doctor en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. Además de ser psicoterapeuta, escritor e investigador, es uno de los principales expertos europeos en la investigación y divulgación del acoso psicológico. Antes de su presentación en Buenos Aires, dialoga con Rouge y responde a algunas incógnitas comunes acerca del amor.

-En su libro establece una relación entre la imitación, el amor romántico y el fracaso amoroso. ¿Puede explicar cómo están vinculados?
-Tiene que ver con cómo funciona el cerebro. Las neuronas espejo son las responsables de lo que llamo “las cinco trampas del amor”, desarrolladas en el libro. Luego de treinta años como psicoterapeuta he visto miles de casos de personas que llegan con supuestos problemas de pareja que están determinados por el funcionamiento de estas neuronas, que de forma inconsciente y automática generan un comportamiento imitativo.

-¿Cómo es esto?
-El ser humano, de forma inconsciente, incorpora modelos desde que nace: padres, amigos, personas cercanas y demás. Estos generan que nuestros comportamiento sean producto de la mímesis, lo que por supuesto no escapa a los deseos. En el libro hay un apartado que explica las 7 leyes del deseo amoroso, que devienen en las trampas que mencionaba anteriormente.

-Si no nos damos cuenta que nuestros comportamientos se originan en la imitación, ¿cómo podemos resolverlo?
-Es necesario aplicar nuestro cerebro más racional para, así, elegir lo que es bueno y dejar de lado lo que el otro elige. Si entendemos las causas por las que nos involucramos constantemente en relaciones tóxicas y repetimos patrones, estaremos en condiciones de evitarlas.

-¿Cuál es el rol de las producciones culturales en esto?
-Los mensajes hollywoodenses, las telenovelas y los culebrones refuerzan la idea más falsa del amor que pueda imaginarse: el amor romántico. Muestran algo irreal, un aspecto del amor como enamoramiento, como pasión incontrolable, que genera un modelo en las personas. El problema es que, en la vida real, esto es una condena a la búsqueda imposible y al fracaso.

-Entonces, ¿qué es el amor?
-Podemos decir lo que no es: no es enamoramiento; no es maltrato; no es dar y dar sin recibir nada a cambio; no es perseguir objetivos imposibles. El enamoramiento desaparece después de los primeros 9 a 18 meses de relación en la especie humana y es sustituido por una relación más tranquila, basada en una elección racional. El 90% de las relaciones son tóxicas, caen en las trampas del amor. Y esto hace que las personas tiren la toalla de forma prematura, porque asocian el amor al sufrimiento.