Rouge

Rouge

- Mi pelo -

Tips para cuidar tu cabello

15 de junio de 2017

Cepillarlo todos los días, entre 10 y 20 pasadas de peine, sirve para exfoliar el cuero cabelludo, estimular la circulación y potenciar su brillo porque retiramos suciedad. Gracias al cepillado logramos eliminar los cabellos en fase de caída (también conocida como “telógena”) y estimulamos la fase anágena (de crecimiento de nuevos pelos).

No abuses del secador o planchita porque resecas la cutícula. Lo ideal es secar el pelo con aire frío o tibio y en pequeñas secciones por poco tiempo o utilizar antes un producto que lo proteja del calor.

Tratá de no lavarte el pelo todos los días, sino día por medio. Aplicá el champú solo en la raíz, masajeando hasta conseguir espuma, que luego vas a ir pasando hasta las puntas. Por otro lado, el acondicionador sólo se coloca desde los medios hasta las puntas.

Después de lavarte el pelo, intentá que el último enjuague sea con agua fría, que sella las cutículas y deja el cabello más brillante y sedoso, además de estimular la circulación. El agua caliente daña el cuero cabelludo, haciendo que el pelo se vea seco y sin brillo.

Cortar las puntas cada 3 meses aproximadamente. No es necesario que te lo cortes muy corto, sólo hay que retirar las puntas dañadas y quebradizas que hacen que el pelo se vea sin vida, opaco y desprolijo.

Cuidar el pelo de las agresiones externas: el exceso de cloro y sal en verano, como también la polución en las grandes ciudades hacen que el pelo se reseque y se empiece a ver opaco y sucio al poco tiempo de haberlo lavado. El uso de demasiados productos de styling también es otra agresión que hace que el cuero cabelludo se resienta y el pelo se ensucie más rápido de lo normal. Podés usar algún producto con arcillas, como la nueva línea Elvive Arcilla Purificante de L’Oréal, que no solo limpia en profundidad y purifica el cuero cabelludo, sino que también hidrata y retira el exceso de sebo.

Realizar una mascarilla para el pelo al menos una vez por semana o también podés usar un pre shampoo como el de Elvive Arcilla Purificante de L’Oréal Paris , que se aplica sobre el cuero cabelludo y las raíces. Después de 5 minutos los enjuagás para aplicar shampoo y acondicionador. Con este tratamiento, eliminas el exceso de grasa pero no resecás el pelo, sino todo lo contrario, lo hidratas y nutrís en profundidad.