Rouge

Rouge

- Emprendedores, Gourmet -

Whisky con sabor a malbec, creación 100% argentina

18 de Mayo de 2017

En Mar del Plata se creó una bebida inédita: malta escocesa con añejamiento en barricas mendocinas.

¿Puede un whisky tener sabor a malbec? Los creadores de un nuevo whisky nacido en Mar del Plata creyeron que era posible. Y lo demostraron. Su objetivo fue mejorar al whisky, un producto noble y tradicional de Escocia, para incorporarle un elemento típico de Argentina y nunca antes usado: el malbec. Así se obtuvo “La Orden del Libertador” un producto híbrido, con una colaboración inesperada que reúne lo mejor de dos mundos muy diferentes, pero a la vez parecidos.

El proyecto nació de la idea del marplatense Ezequiel Domínguez y su esposa griega Niovi Angelidi. Ambos abogados viven en Bruselas y se han dedicado en los últimos años a viajar visitando destilerías y capacitándose en el mundo de las bebidas. Juntos fundaron Free Spirits, una empresa con un modelo claro: crear bebidas espirituosas artesanalmente, de excelente calidad y en pequeñas producciones.

Mientras que el desarrollo de “La Orden del Libertador” fue realizado por el también Manuel Conde, un biólogo especialista en Vinculación Tecnológica, que aportó su conocimiento científico para crear este modelo tan particular de whisky. Todos los pasos en la producción se hicieron a mano, incluyendo llenado y manejo de las barricas, el tapado y etiquetado, para llegar a un producto final cuidado en cada detalle. Son 3700 unidades que se embotellaron y etiquetaron de forma individual y totalmente artesanal.

“La Orden del Libertador” es un whisky premium y único, ultra suave y elegante. Se usaron una mezcla de maltas (pure malts) que fueron destiladas y añejadas tradicionalmente en Escocia. La innovación es su segundo añejamiento en barricas frescas de vino malbec de Mendoza. Se ha filtrado sólo una vez, para eliminar cuerpos extraños de las barricas, en vez de 8-10 veces, como se estila para sacarle brillo al líquido. Tampoco contiene caramelo (E150) ni ningún otro tipo de colorante, que se suele agregar justamente después de tanto filtrado ya que pierde mucho color y sabor.

Los grandes expertos y aficionados que han probado “La Orden del Libertador” notan de inmediato que no es un whisky “mainstream”, sino que trae a la mente sabores de un fino coñac por su perfeccionamiento en barricas de vino malbec argentino. Es el primero en el mundo, de gran calidad y originalidad.

Las notas de cata del whisky son:
-Color: ámbar, con toques de rubí.
-Nariz: intensa, directa, de carácter frutal delicado, con tonos sublimes de humo, vainilla y roble.
-Paladar: ultra suave y sofisticado, con taninos finos y notas oceánicas.
-Terminación: aterciopelada y agradable con final frutal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *