Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

Narcolepsia: la patología de bajo riesgo y alto impacto en la vida social

29 de abril de 2017

Por Leandro Garbate*.

La narcolepsia es una enfermedad cerebral que provoca sueño casi todo el tiempo. Las personas con narcolepsia a veces se quedan dormidas de repente, incluso cuando no lo esperan, hasta pueden quedarse dormidas en medio de una actividad, como comer, hablar o conducir.

Por lo general, la narcolepsia se desarrolla durante la adolescencia o los primeros años de la adultez, lo que puede dificultar el trabajo, el estudio y otras actividades normales.

¿Cuáles son los síntomas de la narcolepsia?

– Somnolencia durante el día.

–  Dormirse de repente, con frecuencia en momentos inoportunos, esto es lo que algunas personas llaman “ataques de sueño”, que pueden resultar peligroso si el paciente se encuentra justo manejando o operando maquinarias o cruzando la calle.

– Debilidad muscular que ocurre de repente lo que ocasiona caídas, problemas en la marcha o pérdida de fuerza en las manos haciendo que le caigan las cosas al querer agarrar algún objeto. Esto ocurre en especial al emocionarse, enojarse o reírse. Puede suceder que al paciente le cuenten un chiste y se caiga al piso por perdida del tono postural – el término médico para esto es “cataplexia”.

-Parálisis muscular total, es decir, no poder moverse o hablar inmediatamente después de despertarse o justo antes de dormirse. Se lo conoce como “parálisis del sueño”.

–  Acompañando a esto, el paciente en este estado puede sufrir alucinaciones es decir ver o escuchar cosas que no son reales y a veces estas experiencias son desagradables ya que las mismas toman formas que asustan al paciente como ser la presencia de seres sobrenaturales, pero otras veces son amigables y pueden tomar la formas por ejemplo de animales tanto reales como de fantasía.

– El sueño nocturno de estas personas es fragmentado y puede producirse insomnio de mantenimiento.

¿Por qué se produce?

En algunos casos el mecanismo por el cual se produce la enfermedad se debe a la falta de una sustancia que normalmente esta en el cerebro que se llama Orexina (que se libera desde el hipotálamo) y es la responsable de activar al cerebro para mantener la vigilia durante el día, es decir es un promotor del despertar , evitando además que se produzca una rápida transición desde la vigilia al sueño profundo . La falta de esta sustancia puede ser primaria, es decir sin una causa comprobable o secundaria a lesiones cerebrales como por ejemplo tumores, infarto cerebral, etc.

¿Son necesarias ciertas pruebas?

Sí. Si su médico sospecha que tiene narcolepsia, es posible que le pida que se realice un “estudio del sueño”. Para el estudio, debe ir a un laboratorio del sueño, donde se realizara un estudio que se llama polisomnografía en el cual se supervisan su frecuencia cardíaca, su respiración, su actividad cerebral y otras funciones del organismo mientras duerme por la noche.

Varias horas después de terminar el estudio del sueño nocturno, se vuelve a realizar el monitoreo del sueño pero en forma parcial, es decir se toman registros de 4 siestas de 20 minutos a lo largo del día, separadas por dos horas aprox. De esta manera se hacen mediciones de los registros tomados y se evalúan junto con la clínica si se cumplen o no los criterios de esta enfermedad.

¿Cómo se trata?

La narcolepsia se suele tratar con cambios de comportamiento. Las personas con el trastorno deben:

– Evitar fármacos que provoquen somnolencia, como por ejemplo algunos remedios antialérgicos que generan sueño como efectos colaterales o tomar sedantes o alcohol

– Dormir siestas antes de eventos importantes y en horarios programados del día. Las siestas suelen ser refrescantes y reparadoras, lo que permite sobrellevar la jornada diaria.

– Mantener un cronograma de sueño regular.

– Asegurarse de dormir lo suficiente por la noche.

– Las personas que sufren mucha somnolencia incluso después de aplicar estas medidas pueden recibir medicación que las ayuden a mantenerse despiertas. Los fármacos pueden ayudar, pero aun con tratamiento, los pacientes pueden sentirse somnolientos. es por eso que incluso las personas que reciben tratamiento deben tener cuidado con las actividades que hacen. Por ejemplo, conducir puede ser peligroso.

– Existen fármacos como el Modafinilo que se usan para ayudar a los pacientes a mantenerse despiertos, los cuales no están exento de efectos adversos y a veces pueden causar presión arterial alta, pérdida del apetito, dolor de cabeza y otros problemas. Si su médico le receta una de estos fármacos, asegúrese de conocer los riesgos.

– Las personas que tienen debilidad muscular cuando tienen emociones fuertes (Cataplexía) pueden tomar medicamentos para aliviar este problema, para ello se suele indicar antidepresivos como por ejemplo Venlafaxina.

– Si tiene narcolepsia, considere consultar a un terapeuta y trate de buscar apoyo en el trabajo o la escuela. Este padecimiento puede producirle tristeza, frustración y vergüenza. Además, otras personas que no entienden la enfermedad a veces pueden tratarlo de haragán o acusarlo de evitar sus deberes. Todo esto puede ser difícil de sobrellevar, por lo que puede ser útil contar con alguien con quien hablar. Es muy importante el apoyo psicoterapéutico.

(*) Medico Neurólogo y Especialista en Medicina del Sueño del Sanatorio. Modelo De Caseros. MN: 132547.