Rouge

Rouge

- Gourmet -

Martitegui: “Empecé a cocinar por gordo, porque me gustaba comer”

5 de abril de 2017

Por Paulina Maldonado | Su restaurante fue elegido como uno de los mejores del mundo.

La 15a edición del The World’s 50 Best Restaurants 2017 que se entregó en Melbourne consagró a Tegui, de Germán Martitegui, como el único restaurante argentino en el ránking de los mejores del mundo.

—¿Se siente la presión de ser el mejor restaurante de Argentina?
—Nosotros hacemos un gran trabajo para hacer lo que queremos hacer. Tratamos de que el ránking no influya ni cuando estamos, ni cuando bajemos. Ahora estamos y seguramente algún día no estaremos, y tratamos de que nuestra vida continúe, lo peor que puede pasar es trabajar pensando en eso.

—Después de tantos años de trayectoria decidiste publicar tu primer libro. ¿Cómo fue ese proceso?
Tegui es mi primer libro, nunca pensé que iba a hacer uno. Era algo que me estresaba mucho, lo que se pone por escrito queda para siempre. Yo tengo una biblioteca de cocina muy grande que he visto perder vigencia. El objetivo fue contar el proceso que hacemos en el restaurante, de principio a final, con menúes de ocho, que cambiamos todos los meses.

—Las fotos de las recetas son casi artísticas. ¿Es posible preparar una de tus recetas en casa?
— Yo creo que sí, es lo que queremos transmitir. Las fotos muestran los platos tal como los servimos en el restaurante. La idea es que mires el libro y te sientas que estas comiendo acá. Las recetas son menos complicadas de lo que se imaginan, las presentaciones son mas fáciles de lo que creen. Cada receta tiene tres o cuatro partes, pero se puede hacer de a una.

—¿Qué cocinás cuando querés agasajar a tus amigos en tu casa?
—Si tengo amigos a comer los invito al restaurante. A veces puedo hacer algún asado en mi casa que de Tigre. Pero es difícil cuando estás todo el día en la cocina ponerte a cocinar, más si estás acostumbrado a trabajar con un montón de gente que te ayuda a lavar y ordenar después.

— ¿Sos de pedir delivery?
—Me gusta pedir delivery. A veces pido empandas o chino. Cuando abro la puerta el señor del delivery pone cara de sorprendido, sobre todo después de Masterchef.

— Tu paso por el programa te hizo más popular, ¿Cómo te llevás con el hecho de que la gente te conozca por la calle?
—A mi me cuesta, soy tímido. Me hice famoso de un día para otro. Tenés que estar todo el tiempo de buen humor, sonriente, porque es lo que la gente espera que hagas. Pero también tiene sus varias cosas a favor. El ser conocido me permite llevar adelante el proyecto Tierras, que tres años atrás, sin Masterchef, hubiera sido imposible, porque nadie me hubiera abierto la puerta de su casa.

—¿Cómo empieza tu vínculo con la cocina? ¿Siempre supiste que querías ser chef?
—En mi casa mis abuelas cocinaron mucho siempre. Mi abuela Tuca se la pasaba en la cocina, hacía torta de manzanas y ñoquis. A mí me gustaban los postres, empecé a cocinar por gordo, porque me gustaba comer. Yo estudié relaciones internacionales, y empecé a formarme con Beatriz Chomnalez. Pero en ese momento la cocina era un hobby para mí, hasta que dejé todo por ella.
“Con proyecto Tierras me siento un cocinero nuevo que empieza otra vez”

Uno de los proyectos que más lo entusiasman este año a Germán Martitegui es Tierras, en el que recorrerá el país en busca de un encuentro directo con los productores y cocineros locales. “Fue una necesidad personal de poner el cuerpo, de viajar, conocer la cara del productor, vivir unos días en ese entorno, entender cómo se produce. Pude haber cocinado carne de llama hace diez años, pero hasta que no estuve en Jujuy a 10 mil metros de altura, no hice un plato que lo refleje. Mi visión cambia completamente, es como si fuera un nuevo cocinero que empieza otra vez, tomás conciencia de otras cosas, te cambia la perspectiva”, explica entusiasmado. La otra parte del proyecto es traer a cocineros de todas las provincias a cocinar a Tegui. “Es la otra pata del proyecto. Tegui es la vidriera perfecta para mostrar Argentina”.

 

Un pensamiento en “Martitegui: “Empecé a cocinar por gordo, porque me gustaba comer””

Los comentarios están cerrados.