Rouge

Rouge

- Deco -

Riccardo Blumer y los secretos del design italiano

Riccardo Blumer.
7 de Marzo de 2017

El arquitecto visitó Buenos Aires y habló de su disciplina en una entrevista exclusiva.

Por Santiago Farrell

El arquitecto Riccardo Blumer es una de las grandes figuras del design italiano, probablemente la disciplina de su tipo más influyente del mundo. Una de sus creaciones más célebres, las sillas laleggera, figuran en una exhibición permanente del MOMA neoyorquino. Blumer vino a Buenos Aires a participar la semana pasada de la Jornada Internacional de Design Italiano. Allí mantuvo un diálogo público con su colega argentino Francisco Churba y luego habló con PERFIL.

El diseñador italiano cree que la unión de arquitectos y artesanos está en la base del éxito del design de su país, advierte que, más allá de la creatividad, sus producciones no son arte, y piensa que en nuestro país se está desarrollando un “micro diseño”, con producciones en serie a pequeña escala, algo que podría ser el futuro de esta industria a nivel mundial.

—¿Qué diferencia al design italiano?

—En Italia, muchas industrias antes fueron talleres de artesanos de muebles, sobre todo en las regiones de Lombardía y las Marcas. Asociándose con arquitectos, esos artesanos lograron convertir sus trabajos en producciones en serie. Es difícil encontrar en otros lugares de Europa o del mundo esa unión entre la creatividad de los arquitectos y el empuje de los emprendedores que se dio en aquellos años y que transformó objetos en muebles contemporáneos. Eso produjo el milagro del design italiano del mueble.

—¿Cómo ve al design argentino?  

—El diseño argentino tiene una diferencia enorme con el italiano, porque no tiene grandes empresas en la industria del mueble, que son las que han desarrollado las capacidades del diseño moderno. Pero en este momento tal vez eso sea una ligera ventaja, porque me parece que se está desarrollando una industria de “micro diseño”, apoyada por las instituciones, que dará más trabajo a los diseñadores, aunque con producciones en serie muy pequeñas. Es posible que estemos observando hoy en Argentina el futuro que le espera al diseño del mueble contemporáneo.

—¿El design es arte?

—Hay una gran diferencia entre el diseño y el arte: la utilidad. En el primer caso, la utilidad de un objeto, de un mueble, de algo manufacturado, lo hace intercambiable con otros, hermoso o feo según el estilo del gusto de época, y su uso permanece. El arte, en cambio, no tiene tiempo y es contemporáneamente inútil y necesario, siempre simbólico. La diferencia entre ambas disciplinas es importante. El diseño debe ser inteligente y capaz, el arte debe ser mucho más, nos debe salvar.

En los últimos años, Blumer renunció al estudio de arquitectura en el que estaba, “porque no lograba aprender mucho”. Hoy aplica un método de enseñanza que ha llamado “Blumerandfriends” en la Academia de Arquitectura de Mendrisio, en la Suiza italiana, que está por inaugurar su museo con instalaciones de arquitectura cinética hechas por sus alumnos. “Hoy no hago otra cosa, y soy feliz”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *