Rouge

Rouge

- Gourmet -

El fenómeno de los nuevos ‘chefs online’, los elegidos de los millennials

La banda. Algunos son cocineros profesionales, otros amateurs, pero todos forman parte del equipo de “talentos” que la empresa Tastemade eligió en la Argentina. | Foto: Pablo Cuarterolo.
1 de marzo de 2017

Por Paulina Maldonado.

Florencia Fernández tiene 22 años y 193 mil seguidores que miran sus posteos de Instagram @thehealthyblogger. Estudió administración de empresas pero subiendo recetas saludables a las redes sociales construyó una nueva carrera, a la que hoy le dedica todo su tiempo. “Todo fue muy rápido, ni sé cómo pasó. Esto lo arranqué el último año de facultad y si hoy me decís de trabajar en una oficina, ni loca. Soy mucho más productiva un día en mi casa generando contenido. Si comparo lo que ganan mis amigos, que están de lunes a viernes en una oficina, yo capaz que saco lo que ganan ellos con media acción de una marca”, asegura.

Algo similar sucedió con el venezolano Víctor Manuel García, más conocido como @elgordococina, un joven dedicado al marketing que un día dijo “¿qué carajo hago en esta oficina gris y sin ventana?”. Desencantado con su profesión, terminó desahogándose en la cocina. Fue compartiendo recetas simples y ricas en las redes, y en menos de un año llegó a convertirse en uno de los foodies con más influencia de Argentina, con 282 mil seguidores en Instagram y 44 mil en Facebook.

La historia de Florencia o de Víctor son dos claros ejemplos del fenómeno de los nuevos “chefs online”, cocineros, profesionales o amateurs, que desde su casa y con un buen manejo de las redes sociales lograron convertirse en los referentes de la gastronomía para la generación millennial, que consume sus videos y fotos de comida desde sus teléfonos. Sin intención se hicieron famosos y hoy son referentes para las marcas que les pagan para asociarse con su imagen, y “talentos” de Tastemade, la compañía de contenidos de gastronomía y viajes que desde 2015 funciona en el país (ver aparte).

Negocio. “A mí me gusta tener mis cuadernos con recetas, tengo miles. Pero también me encanta que te puedas meter en internet, y si querés hacer un pollo con papas, puedas verlo y hacerlo. Sabés que metiendo tres ingredientes, listo, tenés la cena resuelta”, comenta Lucila Viggiano, pastelera y actriz como ella misma se define, y responsable del programa Recreo dulce y de los famosos “videos con las manos”, que realiza para Tastemade en español.

“Los videos son cortos y muy llamativos. Los ves, en un segundo te tienta y en otro segundo lo hacés. La idea es plantear recetas originales con ingredientes simples”, explica Valeria Ramallo, @valuramallo. Con 27 años y 145 mil seguidores en Instagram, en un año y medio puso una pastelería con su nombre y un café en Belgrano, que maneja con su hermano, administrador de empresas.

La clave del éxito de estos cocineros –y las plataformas como Tastemade que los convocan– está en que lograron capturar a una audiencia muy esquiva de los medios tradicionales, como son los millennials, y llegan a venderles los productos sin que les moleste, lo que se conoce como publicidad nativa. “El 70% de nuestra audiencia tiene entre 18 y 35 años. Son los que más consumen desde el teléfono. Por eso producimos contenido mobile, y videos especiales para cada una de las plataformas digitales. A ellos quieren llegar las marcas y encuentran en nosotros un modo auténtico de hacerlo”, explica Matías Bodino, responsable de ventas de Tastemade en español.

Las cifras del negocio lo respaldan. A nivel global la firma tiene 2 mil millones de vistas mensuales y en el mercado de habla hispana, 200 millones mensuales, siendo Argentina y después México los dos mercados más grandes. Gracias al nivel de alcance que logran con las publicaciones, grandes marcas los eligen para llegar a las audiencias jóvenes.

Bodino logra explicar en pocas palabras el fenómeno de las nuevas estrellas de las redes: “No todos son cocineros profesionales. Pero tienen empatía con la gente, son auténticos. La audiencia los consume, se siente identificada con ellos, los ven más cercanos. Y eso es lo que importa”.

*NOTA publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil.