Rouge

Rouge

- Ser Padres -

Tres pasos para “hacer om” y calmar las pataletas de los hijos

15 de Febrero de 2017

Por Carla Naumburg

Todos queremos que nuestros hijos tengan la capacidad de calmarse cuando están enojados. La habilidad para respirar en forma lenta y consciente es una herramienta muy poderosa para conseguirlo, y es una habilidad que podemos enseñarle a nuestros hijos.

Tres pasos para ponerlo en práctica:

1- Hablale a tus hijos de sobre cómo respirar puede ayudarlos. Explícales que la respiración corta y rápida le avisa a sus cuerpos que están enojados, mientras que la respiración larga y lenta ayuda a que todo se calme. Probá hacerlo con tus hijos de manera tal que ellos puedan sentir la diferencia.

2- Practiquen la respiración cuando estén calmos, de manera tal que sepan hacerlo cuando están enojados. Podés hacer un juego: simular que olés flores con una inhalación lenta y soplas burbujas con una larga exhalación. Algunos chicos estarán incluso encantados de contar cuántas veces lo hacen y esto les ayudará a enfocarse en el proceso.

3- Empezá con tu propia respiración. La próxima vez que tu hijo tenga un berrinche, comenzá a respirar en forma consciente. Inhalá por tu nariz y exhalá por la boca. Explicale que estás respirando de esa forma para poder calmarte. Invitalos a hacerlo con vos.

 

La autora escribió 1,2,3 Respira!  Una guía clara, seria y divertida de cómo incorporar la calma en el caos doméstico. De Ediciones B.