Rouge

Rouge

- Actualidad -

La modelo plus size que se cansó de no tener qué ponerse

Brenda Mato, modelo plus size.
9 de Febrero de 2017

Aunque actualmente en la Argentina exista una Ley de Talles, sigue sin cumplirse. Muchas empresas alegan problemas económicos,

Por Camila Melgarejo

El domingo la modelo plus size Brenda Mato, de 26 años, publicó en su Instagram una foto donde posaba desnuda y sostenía un cartel que decía: “no tengo que ponerme”. Mato ya había protagonizado una campaña en el 2015 donde pedía que Facebook quitara de su lista de estados anímicos el “me siento gorda” y el “me siento fea”.

En un importante shopping de la provincia buscó, en los locales que suele frecuentar, prendas que le gusten y que se amolden a su cuerpo. Esta vez no encontró y las pocas opciones que había eran de tamaño pequeño.

Auto proclamada como militante de la auto aceptación, la modelo contó que durante muchísimo tiempo creyó que por tener un cuerpo distinto no iba a poder hacer nada de lo que se propusiera. “Actualmente estoy logrando eso y muchísimo más. Entendí que voy más allá que un cuerpo. A mi ni mi cuerpo y forma me definen, sé que puedo hacer mucho más porque soy mucho más”, sostuvo.

A Mato, se le acercaron marcas grandes como Kevingston Mujer para que vaya a ver sus colecciones y le ofrecieron brindarle lo que ella necesite. Así también pasó con diseñadores independientes que le ofrecieron confeccionarle ropa si lo precisaba.

¿Pero qué pasa con el resto de las mujeres?

Aunque actualmente en la Argentina exista una Ley de Talles, aún sigue sin cumplirse. Desde la Asociación de Defensa de los Consumidores y Usuarios de la Argentina (ADECUA), sostienen que “lamentablemente esta ley nunca se puso en practica”. La presidenta, Sandra Gonzalez, señaló que “no la controla nadie, ni la fiscaliza nadie, ni en la Ciudad de Buenos Aires o en la provincia”.

Asimismo, desde la Fundación Mujeres en Igualdad, sostienen en su sitio web que en Buenos Aires más del 75% de las marcas no cumplen con esta ley.  Agregaron que “muchas empresas alegan problemas económicos para cumplirla. Sus argumentos plantean que les resulta más caro fabricar talles grandes, que se desvirtúan sus diseños, que no hay en el país una moldearía para esas proporciones, que es muy difícil unificar los talles por no existir un análisis antropométrico de la mujer argentina. Sin embargo, las marcas que confeccionan talles grandes dicen que los problemas económicos no son reales, que unos pocos centímetros de tela no tienen incidencia significativa”.

Para el Dr. Osvaldo Bassano, director de la Asociación de Defensa de los Derechos de los Usuarios y Consumidores (ADDUC),  el problema con la ley es que “cada jurisdicción la maneja distinto, entonces se vuelve muy complicado y complejo que se pueda cumplir”. Además agrega que hay jurisdicciones que directamente ni la hacen cumplir.

A pesar de que hay 4 formas para realizar una denuncia por el incumplimiento de la ley, Mato sostiene que son todas un poco “engorrosas”. “Tenés, en teoría, un 0800 pero donde no te dan respuesta. Después podés llenar un formulario con datos que te dan desde el local. Otra de las posibilidades es por vía judicial a través de una carta documento, y la cuarta opción es el INADI; que es capaz la más viable”, explicó.

Bassano sostuvo que las denuncias se vuelven largas porque no son controladas debidamente y se terminan “burocrizando” demasiado, lo que impide que avance rápido. “Generalmente cuando la situación es muy grave se termina con carta documento y una acción judicial, pero si no es muy grave tratamos de que se apresure pero más que eso no se puede hacer”, detalló.

Gonzalez, por su parte, sostiene que a pesar de que se hicieron muchas campañas en este tema vamos de mal en peor. “No solamente no se cumple, si no que es altamente discriminatorio. La realidad es que el Estado no hizo nada para que esto se cumpla“, sentenció.

La joven modelo cree que a pesar de que son pocas marcas grandes las que tienen publicidad inclusiva, de a poco se están abriendo un poco más. “Es cuando el cliente se empieza a sentir identificado con la persona que representa esa marca también se siente distinto, las modelos plus size lo que logramos es la identificación con la persona que está comprando”, dijo.

De todas formas, Bassano señaló que “el problema de la Ley de Talles tiene que ver con la moda. Hay que ver qué es la moda en ese momento o o que se la antoja a la gente querer ponerse”. Y agrega que como no hay ropa para todo el mundo cada jurisdicción lo toma muy lightmente salvo que haya un hecho de discriminación.

 

2 pensamientos en “La modelo plus size que se cansó de no tener qué ponerse”

  1. yo tampoco tengo q ponerme porque soy demasiado delgada y a la edad q tengo no puedo comprar en un negocio d chicos t 14 0 t 16 , tampoco hago tanta historia ni me siento discrimanada , si hay algo q mas o menos me va lo hago achicar y si encuentro una buena modista (escasas actualmente ) me hago confeccionar

Los comentarios están cerrados.