Rouge

Rouge

- Mi piel -

Cómo cuidar la piel de los más pequeños en verano

28 de Diciembre de 2016

Por Karina Bianco,  para Laboratorios Dermocosméticos Avène

Se estima que durante los primeros dieciocho años de vida, un individuo recibe el 80% de la radiación solar que recibirá durante toda su vida. Es por eso que la protección solar debe comenzar muy tempranamente y continuar durante toda la vida para evitar el cáncer de piel en la adultez.

Es fundamental que los chicos se apliquen una crema protectora, se controle el tiempo de exposición al sol y por sobre todo que usen camisetas y gafas para protegerse del sol.

Como la piel de los bebés es más fina que la de los adultos y produce mucha menos melanina es necesario extremar las precauciones sobre todo en los lactantes. Más de 10 minutos de exposición directa bajo los fuertes rayos solares de las horas centrales del día, ya es suficiente tiempo para causar daño a un recién nacido.

1. Los bebés de menos de 6 meses de edad no deben exponerse a la luz del sol directa. Deben estar siempre en la sombra, vestidos con gorro y si es posible con una sombrilla personal. Hay que tener en cuenta que la sombra, por si sola, no es una protección suficiente, sobre todo, si estás en un lugar donde la radiación solar se refleja como la nieve o la arena de la playa. Tomá medidas “extra” de protección para tu bebé en estos casos porque es posible que se queme debido a la radiación solar indirecta.

2. Los bebés no deben estar en la playa o la pileta cuando la radiación solar es muy intensa ni siquiera a la sombra. Durante esas horas deben estar en un ambiente fresco y sin exposición al sol.

3. Los chicos deben ir vestidos con ropa ligera y de manga larga. El tejido debe ser de algodón o resistente a las radiaciones solares. Protegé su cabeza y su cara con gorros de ala ancha.

Y por sobre todas las cosas convencerse y educar a los demás que la exposición solar sin precauciones es riesgosa.