Rouge

Rouge

- Mi piel -

Alergia al sol

23 de Noviembre de 2016

Por Karina Bianco.

La alergia al sol es una respuesta del sistema inmunológico ante la exposición de la piel a los rayos solares. No es necesario estar muchas horas tomando sol para que la piel comience a reaccionar en forma alérgica. A veces los primeros síntomas pueden aparecer horas o incluso días después. Este tipo de reacciones son muy comunes y más en verano, ya que los rayos son más potentes y pasamos más tiempo expuestos a ellos.

Los síntomas principales de la alergia al sol son la picazón, enrojecimiento de la zona e incluso dolor, aunque como en otros tipos de alergia, los síntomas, la zona y la intensidad pueden variar de una persona a otra.

Generalmente, las personas que tienen alergia al sol o erupción polimorfa lumínica, como se conoce en medicina, pueden desarrollar pápulas enrojecidas que pueden contener líquido, placas escamosas o una combinación de pápulas y úlceras.

Lo primero que se debe hacer es interrumpir las exposiciones prolongadas al sol y utilizar una crema de alta protección solar, de esta forma, los síntomas deberían desaparecer pasado algún tiempo. Como usualmente esto suele suceder cuando uno está de vacaciones se busca aliviar rápidamente los síntomas típicos de inflamación y enrojecimiento mediante corticoides y antihistamínicos, para atenuar la picazón. Eso sí, una vez que regreses de tu descanso se debe acudir a un dermatólogo para evaluar la piel.

Para prevenir este tipo de reacciones:

– Evitar el sol entre las 11 y las 16 hs. Usar sombreros, ropas y protectores solares adecuados.
– Acostumbrar la piel poco a poco al sol. Se puede hacer uso de la terapia de desensibilización mediante fototerapia (debe llevarse a cabo bajo supervisión de un especialista), así se acostumbrará a la piel a niveles más elevados de radiaciones ultravioletas UVA y UVB.
– Evitar el uso de perfumes, desodorantes y cosméticos al tomar el sol.
– Consumir antioxidantes.
– Rociar la piel durante y post la exposición con agua termal.
– Nutrir la piel con una loción post solar
– Consumir aceite omega-3 resulta una ayuda para evitar los síntomas de la alergia al sol.