Rouge

Rouge

- Gourmet -

La cocina ayurvédica: armonía en cuerpo y alma

7 de junio de 2016

Las recetas proponen un alto grado de productos integrales, legumbres, frutas y verduras, todos elementos que aportan nutrientes muy variados.

Por Ulrike Geist (especial para la agencia DPA)

Muchos creen que el ayurveda es una especie de método que se aplica en la India o en Sri Lanka. Lo cierto es que se trata de una escuela de salud que puede ser aplicada en el cuerpo, en el alma y en el entorno en el que uno viva con el objetivo de lograr un equilibrio armónico. No importa dónde uno esté, porque de hecho sus propuestas de alimentación no requieren de ingredientes exóticos. Los principios de esta cocina son válidos en cualquier lugar del mundo.

“Lo decisivo al sopesar las formas de alimentación alternativas es evaluar los nutrientes”, observa Matthias Riedl, miembro directivo de la asociación de médicos nutricionistas de Alemania.

Las recetas ayurvédicas proponen un alto grado de productos integrales, legumbres, frutas y verduras, todos elementos que aportan nutrientes muy variados, por eso puede incorporarse a la dieta diaria. Otras propuestas, en cambio, son más parciales y deben ser analizadas con mayor rigor.

La cocina ayurvédica es fácil de entender. Se basa en un modelo de ahorro de energía que aliviana el cuerpo y lo libera para encargarse de otras tareas. Sostiene que la energía que el organismo no consume para procesar las comidas puede ser utilizada en lo anímico y lo físico o para la recuperación de problemas físicos. Eso dice la teoría.

La medida más básica de ese ahorro de energía consiste en hacer comidas a horarios regulares, comer sólo tres veces al día sin “picar” nada entre medio, evitar los platos difíciles de digerir y cocinar los alimentos.

Los especialistas explican que los alimentos cocidos caen mejor y que son más fáciles de aprovechar para el organismo. Por eso se dice que el desayuno ideal también debería ser caliente. No obstante, algunos expertos, como Riedl, recomiendan alternar lo cocido con lo crudo.

Quienes conocen la cocina ayurvédica a fondo aseguran que es un tipo de alimentación con el que se puede actuar sobre problemas de salud puntuales, sobre todo en casos crónicos como un colon irritable, artrosis o afecciones respiratorias.

En ese sentido, hay tres pilares fundamentales conocidos como dosha: vata, pitta y kapha, fuerzas que regulan todas las funciones del cuerpo en tanto estén disponibles en una medida justa. Si adquieren niveles demasiado altos, generan síntomas poco agradables.

Por ejemplo, el modelo ayurvédico señala que si hay vata en demasía el cuerpo reacciona con sequedad. Eso puede derivar en problemas de articulaciones como la artrosis, piel seca o psoriasis. Por eso se recomienda que aquellas personas que tengan una base de vata fuerte ingieran alimentos hidratantes como el ghee o el aceite de sésamo.

De todos modos, no es necesario preparar distintas comidas para cada persona. Pueden prepararse recetas básicas y servirlas con aliños y añadidos que son colocados sobre la mesa para que cada se los sirva según su necesidad.

Un pensamiento en “La cocina ayurvédica: armonía en cuerpo y alma”

  1. Hay buenos aportes para aprovechar la sabiduría de esta ciencia milenaria desde la visión de la Argentina en el libro “La Cocina Ayurvédica Occidental” de Berra/Molho

Los comentarios están cerrados.