Rouge

Rouge

- Gourmet -

Los chefs más conocidos del país también llaman al delivery

Food truck. Pablo Massey, Fernando Trocca, Juliana López May, Pamela Villar y Roberto Petersen están junto a Donato de Santis en la feria Masticar en El Dorrego.
7 de mayo de 2016

Trocca, Petersen, Massey, Villar, López May, Donato y Christophe abren sus cocinas y comparten sus secretos.

Por Paulina Maldonado

Siete de los chefs más reconocidos de la Argentina se animan a compartir sus secretos. Fernando Trocca, Pablo Massey, Christophe Krywonis, Donato de Santis, Juliana López May y Pamela Villar revelan cuál es su comida preferida, cuándo y qué piden al delivery, qué platos no les salen como les gustaría, sus ingredientes infaltables y hasta qué cocinan cuando no tienen ganas de cocinar.

A la hora de elegir su plato preferido la mayoría prefiere preparaciones simples. Petersen un buen risotto, López May las ensaladas –que come en invierno y verano–, Trocca una milanesa con puré amarillo. Cristophe aclara que su comida preferida depende del día, de la época del año y de su humor en ese momento, pero que el conejo le encanta.

Reconocen que a pesar de su gran experiencia y trayectoria no todos los platos les salen como les gustarían. Petersen recuerda como su peor plato un “señor pulpo” muy duro, en un evento hace ya un tiempo. A López May le cuestan las tortillas de papas y a Donato el arroz pilaw, “me sale bien uno de cada cinco”, dice entre risas.

“Cuando no tengo ganas de cocinar, no cocino. Cuando quiero hacer algo rápido hago pasta. Es una alternativa para comer rico y fácil”, se sincera Trocca. Cristhope y Juliana coinciden y realizan platos con pastas cortas, o arroz. Villar apuesta por una rica ensalada, o un omelette. Massey es un tanto más sofisticado: “Me gusta el tofu con algún tipo de arroz, lo mezclo con palta, cebolla, cilantro, salsa de ostras. Me armo un plato con eso”, comenta.

La opción de llamar al delivery es válida para algunos, y pecado para otros. Trocca y Christophe sólo piden empanadas. “Me parece que las empanadas es lo que mejor llega. Con el delivery se deteriora mucho la comida. Pedís milanesa y llega fría, húmeda”, aclara Trocca. “Pido lo que no sé hacer, sushi, comida oriental, raramente una pizza”, comenta Donato. Massey coincide: “Compro sushi, es el único delivery permitido. Y encima lo voy a buscar, me gusta ver cómo lo hacen”. López May es terminante “nunca jamás”.

Y si bien su trabajo se basa en probar diferentes alimentos y sabores admiten que hay cosas que no les gustan: a Petersen el hígado, a López May las ostras. “No me gustan los cartílagos de los animales. Masticar  esas cosas gelatinosas me da cosita”, suma Donato. “Me cuestan los sesos, así solos. No si los mezclo con zapallo asado y ricotta para hacer ravioles”, admite Massey. Trocca, Villar y  Cristophe se anotan en el bando de los que comen de todo.
A la hora de responder sobre qué ingrediente no puede faltar en su heladera o alacena Massey comenta: “Siempre tengo palta, tomates, cilantro, en lo posible chili frescos y una lata de atún salvadora”.

López May apuesta a dos básicos: el aceite de oliva y el yogur natural. Lo mismo sucede con Trocca que elige la manteca y un buen queso parmesano. En este punto Donato y Cristophe resultan los más especiales. El italiano confiesa que en su casa no puede faltar un jarabe de almendras que le traen de Italia, mientras que el francés incluye en su lista de infaltables los aceites de oliva, de trufas, el vinagre de jerez y el cacao que trae de Francia.

Todos coinciden en que los viajes son momentos únicos para disfrutar de nuevos sabores. Massey recuerda la primera vez que comió una comida en pasos en Sydney, Australia, en 1996. Trocca, unos ravioles de carne en Siena, Italia “los mejores que comí en mi vida”, asegura. Cristophe destaca un almuerzo en Bogotá, Colombia, en el que le sirvieron unos palmitos frescos grillados con un arroz salteado con centolla. “Pescado fresco a la parrilla con una caipi frente al mar en Pipa, Brasil”, agrega Villar.

Sobre la moda de sacar fotos a los platos antes de comer hay bastantes coincidencias. “A mí me divierte, es una forma de inspirar. No me importa si es una fotito y chau, pero si el celular es protagonista de toda la comida me angustia”, comenta López May. “Depende. Prefiero poner el tenedor antes que la cámara”, agrega Donato. Trocca es contundente: “No me molesta para nada. Me parecen unos pesados los que critican esto. Para mí que saquen una foto a un plato mío es un halago”.

Semana de la cocina vasca

Este lunes comienza la Semana Gastronómica Vasca, un evento que se desarrollará en Buenos Aires y ciudades del interior con el objetivo de degustar los platos más típicos a cargo de renombrados chefs.

Organizada por la Cámara Empresaria Vasco Argentina, se desarrolla en el marco del multitudinario evento “Buenos Aires celebra el País Vasco” que se realizará mañana en Avenida de Mayo.
Durante los siete días, los más reconocidos restaurantes vascos de todo el país, ofrecerán al público menús a precios fijos promocionales. Los restaurantes de la Ciudad de Buenos Aires que participan son: el NH Collection Lancaster, el NH Collection Jousten y Sagardi.

Chipirones rellenos de tocineta y hongos, bacalao a la vizcaína con obleas de arroz y muxu goxo, son algunas de las delicias que se podrán degustar.

*Nota publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil

 

2 pensamientos en “Los chefs más conocidos del país también llaman al delivery”

  1. QUE DELIVERY ? REPARTO, ENTREGA, REPARTO /ENTREGA DOMICILIO 9de comida etc)
    CRITICO EL USO DE PALABRAS FORANEAS, QUE TENIENDO TRADUCCION EN NUESTRO IDIOMA , SON USADAS DE MANERA VERGONZANTE POR LOS MEDIOS DE DIFUSION PUBLICA Y EL PERIODISMO ( no asi , en el ciudadano comun que al estar bommbardeado publicitariamente por empresas que promocionan sus productos de origen y/o hacen famosa una marca termina usando esos terminos) SI MAL NO RECUERDO :“El periodismo debe ser liberador en su espíritu. EDUCADOR en la noticia y esclarecedor en la polémica

    MARTIN ETCHEVGERRY

Los comentarios están cerrados.