Rouge

Rouge

- Deco, Galerias -

Cómo sacarle partido a los sillones esquineros

2 de octubre de 2015

(*) Por Felicitas Diamante

Los esquineros son una opción muy cómoda tanto para departamentos como para grandes casas. Son un elemento que viene pisando fuerte y que ha sabido imponerse pues son maleables para adaptarse a dimensiones y usos. Pueden ir – tranquilamente- en departamentos chicos. Hoy hay versiones de esquineros con tamaños proporcionales para dichos espacios.

Aportan múltiples beneficios y comodidades, como la de poder dormir, mirar una película o leer un libro tirados como si estuvieses en tu cama, pero en un sofá. E incluso generan espacios para varias personas.

Otra alternativa que se adapta perfectamente al espacio es la posibilidad de poner un sofá con un puff de arrime pero que a la vista termina siendo como un esquinero. Además podés armarlo y desarmarlo a gusto y de acuerdo a la necesidad y ganas del momento.

En los grandes espacios, quedan muy vistosos los de tamaños importantes, con mucha profundidad y mayor comodidad.

En cuanto a formatos, además de en “L” pueden ser en forma de “U”. Lo que permite armar grandes reuniones sin problema, generando varios lugares para que los invitados puedan sentirse muy cómodo dentro de un mismo ambiente.

Son muy útiles y otorgan mucha comodidad para un playroom, donde los chicos van y se tiran –relajados- a jugar con la consola de juegos o a ver la tele.

Como son un tipo de mobiliario que tiene distintas maneras de armarse se acomodan a cada estilo, espacios y uso. Además de tener como premisa la calidad en cuanto a géneros y terminaciones cuando elijas un esquinero, sofá o sillón, es importante tener cuenta algunos tips para manteneros como el primer día – o casi-:

-Comprá un sofá o esquinero con almohadones tanto de respaldo como de asiento con cierres. De este modo podés desmontar el almohadón, sacar su funda y lavarlo en el lavarropas en un programa adecuado en base al tipo de género.

-Realizá, previo a la compra de la tela, un proceso anti manchas. Esto se hace con un producto en aerosol que impide que la manipulación de la tela deje rastros en el sofá una vez terminado.

-Con respecto a los colores, existe el mito que los colores oscuros son más sufridos pero no es así. Tanto las telas muy oscuras como las muy claras son complicadas a la hora de limpiarlas. Lo ideal es elegir géneros de colores intermedios como: visón, gris -tipo grafito-, arena, etc. Pues esta gama cromática permite disimular más aún las manchas.

-Una buena elección del género es fundamental. Más allá del diseño y la estética que son prioritarias, es necesario pensar el tipo de uso que le darás al esquinero o sofá para buscar una tela acorde. Igualmente, tené en cuenta que lo más recomendable es adquirir géneros con menor porcentaje de algodón.

(*) Diamante Sillones: www.diamantetapiceria.com.ar