Rouge

Rouge

- Gourmet -

Pan dulce: dónde encontrar los diez mejores

10 de diciembre de 2014

El primer criterio para disfrutar de un buen pan dulce es que sea artesanal, es decir, comprado en la panadería o confitería de tu barrio. Después vendrán las preferencias personales: con frutos secos, abrillantados, de diferentes esencias, a la crema, con chocolate blanco o negro, con mucho relleno o simplemente una rica y esponjosa masa. Aquí, una selección de las confiterías donde se puede encontrar el mejor pan dulce de la ciudad en todas sus versiones.

-Gran Córdoba. Se destaca por el equilibrio entre la masa y la cantidad de frutas. La confitería ofrece también platos para solucionar la cena navideña: pavos a la Nueva York o lechones deshuesados, entre otros.

-Nucha. Es el tradicional pan dulce milanés alto y elaborado con molde de papel. De miga abudinada y compacta viene repleto de frutas secas, pasas de uvas y cáscaras de naranja. Arriba tiene almendras y nueces acarameladas. También hay una versión genovesa, otro milanés con almendra y nuez y otra de chocolate con cascaritas de naranja.

-La Nueva Muguet. El dueño de esta confitería es el campeón nacional de Pastelería Artesanal. Aquí se elabora el pan dulce tradicional con toda clase de frutos y uno de naranja y chocolate. Para innovar las costumbres, hay stollen con frutos secos o pasta de almendras y la torta negra navideña.

-El Progreso. Con casi 100 años de historia y un horno que data de 1919, el pan dulce de acá es tan rico que se vende todo el año. Su variedad más destacada es el pan genovés con todos los frutos, perfumado con cáscara de almendras y azahar. La novedad 2014 es el Pan Forte di Siena, un tipo de turrón redondo elaborado a base de almendras, higos de Smirna, fruta abrillantada, cacao, canela, clavo de olor, pimienta y otras especias.

-La Nueva San Agustín. Hay para todos los gustos: con frutas secas, abrillantadas, pasas de uva todo junto, por separado o sin nada. Se encarga con tiempo para que se saboree bien fresco.

-Isis Confitería. Junto con el pan dulce, hay una gran variedad de budines para cuando se termina el turrón: de naranja, limón, vainilla, marmolado, de manzana o con chocolate y dulce de leche.

-Maru Botana. De un kilo con muchas frutas secas y cubierto con un glaseado de limón. Para los más chicos, hay cookies con formas navideñas.

-Dos Escudos. Ofrecen diferentes pan dulces tradicionales, pero se distinguen por su versión a la crema. Muchas frutas abrillantadas en una masa a base de crema que lo hace intenso, suave y esponjoso.

-Artiaga Confitería. Junto con el tradicional, acá se puede elegir entre el pan tipo madrileño, uno de chocolate, otro de nutella y uno irresistible de mantecol. Este año, se incorporan al elenco estable uno con maracuyá y otro con castañas de cajú.

-Marrocos Confitería: Los panes tradicionales con frutas abrillantadas o con frutas secas son los que siempre abundan detrás del mostrador al igual que los budines con frutas secas o pasas de uva.

Asesoramiento: Cámara de Confiterías de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés de la Ciudad de Buenos Aires (AHRCC)