Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

El drama de Silvina Luna y lo que hay que saber

31 de julio de 2014

Después de la complicación de la vedette, un especialista explica cuáles son las cirugías permitidas para realizar esta intervención.

(*) Por Damián Wengrowicz

Luego del furor de los implantes mamarios, la cirugía de glúteos se ha convertido en una de las más solicitadas por las argentinas en el último tiempo. Actualmente, existen sólo dos métodos autorizados para el aumento de glúteos mediante cirugía estética: a través de colocación de implantes, por un lado, y por otro, la lipotransferencia (utilizar injertos de grasa extraída de otras partes del cuerpo).

Antes que nada, lo más importante por parte del cirujano, es evaluar primero las características físicas de cada paciente, entender e interpretar cuáles son sus deseos y así poder definir la técnica adecuada para cada caso en particular.

La lipotransferencia consiste en hacer una lipoaspiración de grasa (tejido adiposo) de otra zona del cuerpo de la paciente donde exista exceso del mismo para luego colocarlo en la zona glútea. Puede llegar a existir una complicación relacionada con la lipoaspiración, pero muy rara vez algún problema en la zona donde se colocó la grasa.

En el caso de los implantes de silicona, solo requiere la cirugía en la zona glútea. Las prótesis a colocar pueden ser redondas o de Quarzo. Como posibles complicaciones tempranas, la paciente puede llegar a sufrir infecciones y/o hematomas, como en cualquier procedimiento quirúrgico. Luego de la operación, deben hacerse los controles periódicos correspondientes para monitorear el estado del implante y la paciente debe permanecer 48 horas boca abajo en la primera semana.

El método a aplicar depende de las características físicas de la mujer. En pacientes sin zonas de sobrecarga adiposa no se puede obtener suficiente material para rellenar los glúteos, por lo que solo queda optar por los implantes. Por otro lado, hay que tener en cuenta que los implantes tienen un resultado más estable, ya que los mismos aportan un volumen fijo (en cambio la grasa sufre una pérdida estimada del 30% al 40%).

Es muy importante hacer hincapié en que éstos son los dos procedimientos autorizados en la actualidad. Cuando se realizan rellenos con otros productos que no lo están (ejemplo: silicona líquida, aceites, acrílicos odontológicos o cementos) pueden producir complicaciones importantes e incluso fatales.

Hoy en día, consultan por este procedimiento pacientes de todas las edades, aunque con mayor frecuencia lo hacen las mujeres de entre 20 y 40 años.En los últimos años ha habido una demanda creciente de este tipo de cirugías en mujeres, pero también en hombres, ya que ha dejado de ser un tema tabú y han avanzado las técnicas y procedimientos para lograr buenos resultados.

Es importante resaltar que las mujeres deben tener expectativas realistas sobre lo que se puede conseguir en cada caso. Antes de decidir operarse, deben asesorarse bien y no hacerse fantasías con resultados mágicos de tratamientos que prometen resultados instantáneos.

(*) Damián Wengrowicz es médico (MN 107.749) especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (UBA).

4 pensamientos en “El drama de Silvina Luna y lo que hay que saber”

Los comentarios están cerrados.