Rouge

Rouge

- Actualidad, Cuerpo & Alma -

Los hermanos marcan cómo actuamos en pareja

25 de junio de 2014

Acerca de cómo la relación entre hermanos influye en la construcción de vínculos de pareja.

Por Leonardo Glikin (*)

Walter Toman, uno de los más conocidos estudiosos del orden de nacimientos, quien también ha realizado interesantes observaciones acerca del sexo de los miembros de la familia y el impacto en el futuro de las relaciones, sostiene que las personas que nacen en familias con hijos de ambos sexos aprenden a interactuar y a vivir con personas del sexo opuesto. Por el contrario, quienes únicamente tienen hermanos de su mismo sexo poseen una relación más distante con el otro sexo.

Toman estudió más de tres mil parejas y definió a las relaciones como: complementarias; no complementarias; y doblemente no complementarias.

Relaciones complementarias
Son aquellas relaciones en las cuales no hay coincidencia en el orden de nacimiento de cada uno de los miembros de la pareja, quienes, asimismo, tienen hermanos del otro sexo. Por ejemplo, si uno de ambos miembros de la pareja es el hijo mayor y tiene hermanas y se casa con una hermana menor, que tiene hermanos varones.
Cabe aclarar que en el estudio de Toman no se detectaron divorcios en las parejas con relaciones complementarias.

Relaciones no complementarias
En estos casos puede haber coincidencia en el orden de nacimiento o con el sexo. Esto significa, por ejemplo, que se casa un hermano mayor con una hermana mayor, pero
ambos tienen hermanos del otro sexo. O, como otra posibilidad de relación no complementaria, se casan un hermano mayor con una hermana menor y cada uno de ellos tiene exclusivamente hermanos del propio sexo.

Doblemente no complementarias
Hay coincidencia en el orden de nacimiento y el sexo de los hermanos de los miembros de la pareja. Esto significa que, por ejemplo, un hermano menor, que tiene hermanos mayores y ninguna hermana, se casa con una hermana menor, que tiene hermanas mayores y ningún hermano.

Toman brinda como ejemplo el caso de una hermana mayor que tiene hermanas menores y se casa con un hermano mayor que tiene un hermano menor. Según explica, la relación matrimonial es muy poco armónica, ya que tienen muchas dificultades para compartir, trabajar juntos y mantenerse unidos.

Agrega el autor mencionado que ellos son como ovejas de montaña, siempre golpeándose las cabezas. Los dos son orgullosos. ¿Y sobre qué están en desacuerdo? ¡Sobre todo lo que pueden! Quizá, simplemente, son las pequeñas cosas las que vuelven locos a los primogénitos: la ropa en el piso, las luces que quedaron prendidas, etcétera.

(*) Abogado y Consultor en Planificación Patrimonial

14 pensamientos en “Los hermanos marcan cómo actuamos en pareja”

  1. El artículo más tonto (y para colmo incomprensible) que he leido en mucho tiempo. Uno se queda esperando las conclusiones, pero no hay. Increible que esta porqueria haya sido publicada.

  2. Bobísimo. Además por mas que lo intenté, no encontre en qué clasificación entramos mi marido (que tiene una hermana menor) y yo (que tengo una hermana mayor) diría NO COMPLEMENTARIA Y MEDIA JAJA, qué trabalenguas. Y con 23 años de casados!

  3. UN LIO DE FRASES Y JUEGOS DE PALABRAS DE HERMANOS Y HERMANAS QUE SI UNO LEE CON ATENCION PARECE QUE UNO SE ESTA CASANDO CON UN HERMANO O HERMANA.

  4. Por lo visto, las críticas son unánimes. Yo no lo encuentro descabellado sino simplemente poco fundado. Tal vez faltó además la opinión de algún psicólogo. Saludos.-

  5. Leonardo Glikin no podias haberte asesorado un poco mejor antes de copiar semejante BURRADA!!!! y PERFIL no se como reproduce estas estupideces, no deben tener de que escribir

Los comentarios están cerrados.