Rouge

Rouge

- Actualidad, Bodas, Moda -

Nuevos y creativos ramos de novias

Adornos florales para la mano en la que se lleva el anillo, como un abanico.
20 de agosto de 2013

Por Simone Andrea Mayer (*)

Los ramos de novia también van cambiando con la moda: ya no se llevan con muchas flores atadas de forma compacta, sino en nuevas creaciones como chales adornados con flores o ramilletes que se llevan en la muñeca, aunque eso sí, siempre de colores suaves, para resaltar el vestido.

«Los ramos muy amazacotados, con flores muy juntas y casi como aplastadas unas contra otras ya no están de moda», asegura el florista Björn Kroner, que propone en su lugar que las flores vayan en un bolso, se distribuyan formando un abanico o se coloquen en los chales.

Los diseños de Kroner incluyen adornos florales para la mano en la que se lleva el anillo, con brotes de diversos colores. El clásico ramo ya no es redondo y con mucho verde, sino que está formado únicamente por flores de diferentes colores y distintos largos, atadas entre sí de manera caprichosa y original.

La Federación de Floristas Alemanes de Düsseldorf reúne numerosas ideas bajo el lema «Marry Mania». Además del ramo clásico, uno de los diseños más exitosos es el «Butterfly» (Mariposa), señala el director creativo Manfred Hoffmann. Siguiendo la técnica denominada Glamelie, este diseño parece a simple vista un ramo, pero solamente contiene una flor completa, rodeada de innumerables pétalos, por lo general del mismo tipo de flor. «También gustan mucho los chales con flores», asegura Hoffmann. La novia lleva el chal de tul adornado con algunos brotes u hojas, como las de hortensia o las lilas.

Siguen eligiendo el ramo tradicional las novias que quieren ser princesas el día de su boda. «Eso siempre seguirá siendo así», pronostica Hoffmann. Pero para el enlace civil, muchas eligen algo diferente, menos común. Otro elemento importante es que los vestidos llevan hoy en día elementos de colores o son de color, con lo cual se pueden elegir tonos más intensos para los ramos.

Hoffmann no lo recomienda si el vestido es blanco. «El ramo de novia debe dar valor a la imagen. Pero un ramo rojo, combinado con un vestido color crema, llama tanto la atención que es lo primero que se ve, antes que la novia», señala el experto.

Al igual que Kroner, la Asociación de Jardinería de Renania del Norte-Westfalia recomienda usar flores de temporada. La novia tiene que ir al florista a más tardar cuatro semanas antes de la boda, recomienda Kroner. «Por supuesto uno puede ir dando un vistazo seis meses antes», añade.

Hoffmann cree que lo ideal es una primera charla unos tres meses antes, y los dos subrayan que es importante que ya tenga el vestido . «Así el florista puede hacerse una imagen de la celebración». Es importante que la novia lleve una foto y un trozo de la tela del vestido. Hoffmann también cree que es muy bueno llevar fotos del lugar donde se celebrará el matrimonio y de la fiesta. Asimismo hay que conocer el color de la camisa del traje del novio y tiene que ir combinada con el ramo.

La charla con el florista durará al menos una hora, según la Asociación de Jardinería, y hay que fijar en el encuentro también los adornos que se quieren para el coche, la iglesia y el restaurante o la sala de fiestas. Los ramos no son baratos, sobre todo las nuevas creaciones, señala Kroner, que habla de un mínimo a partir de 130 dólares.

Mirá todas las fotos haciendo click aquí.

* DPA