Rouge

Rouge

- Actualidad -

Mitos y verdades sobre el implante mamario

5 de marzo de 2013

Cómo elegir las técnicas y las prótesis adecuadas.

Qué técnicas y tipos de prótesis existen para aumentar el tamaño de las mamas, cómo elegir la adecuada,  qué es lo que se debe tener en cuenta al momento de decidir realizarse la cirugía, mitos del implante mamario, qué complicaciones pueden surgir. A continuación, el doctor Martín Moyano Bradley, especialista en Cirugía Plástica y Reconstructiva, explica todo lo que hay que saber antes de entrar al quirófano.

Actualmente, los cirujanos están capacitados para colocar la prótesis atrás del músculo, de la glándula, por la axila, el surco o la areola. Para ello, la técnica más utilizada mundialmente es el implante de prótesis de gel cohesivo de silicona. Y existen más de 50 tipos de prótesis (como las texturadas, lisas, de perfil anatómico, alto, moderado, entre otras), por lo que es importante saber qué tipo de mama son las que la paciente desea tener de acuerdo al volumen que ya posee.

“La mama puede estar grande, pequeña, caída o tuberosa. Hay muchos modelos distintos de mamas y hay que evaluar en cada caso qué es lo que se aplica. A mi criterio, una prótesis hay que esconderla atrás del tejido existente para que el resultado sea natural y armónico”, explica el cirujano Martín Moyano Bradley, director de Estética Buenos Aires.

Y agrega: “La técnica a utilizar se define en una conversación detallada con el paciente, quien debe elegir a un profesional que maneje todas las técnicas”. También, aclara que hay mujeres a las que se les puede dar un volumen importante mientras que a otras no porque “no alcanza el tejido para cubrir y es necesario realizar varios procedimientos”.

A tener en cuenta para tomar la decisión:
– Averiguar de qué se trata y hacer una consulta con un especialista.
– Realizar un autoexamen de conciencia: evaluar por qué lo hace, si estará contenta o no y estar convencida del motivo.
– Es muy importante que sea sincera en la charla con el profesional y que sepa a qué se está sometiendo ya que eso garantiza un buen resultado.
– Asegurarse de que las prótesis tengan las garantías necesarias, que la operación se realice en un contexto y entorno de seguridad, que haya un monitoreo cardiológico, un anestesista y que se usen materiales estériles.

– Buscar referencias del profesional elegido y que exista cierto reconocimiento al centro que se acude.
– Desconfiar de los lugares o avisos que prometen una cirugía por valores reducidos de dinero (bien hecha cuesta alrededor de 1000 dólares).

Mitos del implante mamario:
– La prótesis no se cambia cada 10 años porque no tiene vencimiento. Las actuales tienen garantía de por vida y aguantan 600 kilos de presión. No son fáciles de romper salvo que estén falladas, por eso es importante revisarlas anualmente o sea, una vez por año por lo menos.
– Se puede dar de mamar. Según estudios internacionales, 7 de cada 10 mujeres pueden amamantar normalmente.
– La sensibilidad de la mama no se ve afectada por el implante, sólo posee un alteración transitoria luego de la cirugía.

Fuente: Estética Buenos Aires

 

2 pensamientos en “Mitos y verdades sobre el implante mamario”

  1. Chicas no se operen.. a los hombres les gustan las lolas naturales,.. tengan la forma que tengan, tengan el tamaño que tengan…
    Mi novia tiene las lolas hechas. A la vista son hermosas, pero al tacto se siente que son implantadas. Que lastima que la conoci ya luego que se opero, sino ni loco la dejaba hacerse eso.

Los comentarios están cerrados.