Rouge

Rouge

- Deco -

Con el golf en los jardines

El desarrollo práctico, simple y atractivamente estético de la casa sobresale como característica definitoria.
6 de agosto de 2012

Un entorno con predominio del verde y la luz, elegancia, confort y practicidad fueron las características que llevaron a los propietarios a elegir esta casa de 340 m2 enclavada en un country de Pilar. Pero si algo influyó en la decisión fue la cercanía íntima al campo de golf, que marca una impronta paisajística y aprovecha al máximo las vistas.

Para lograrlo, los arquitectos Piccinini – Lesch la proyectaron sobre un eje longitudinal de 23 metros con entrantes y salientes, galerías y pórticos que atraen el espacio exterior al interior de la vivienda. Sin embargo, ese juego volumétrico no rompe la unidad de fachadas revocadas en blanco, cornisas y molduras rectas con reminiscencias art decó y grandes aberturas de PVC.

En el living, los desniveles del piso delimitan dos zonas: el estar con chimenea y TV y el estar living con galería. El espacio fluye hacia la entrada, donde se perfora el techo hasta la doble altura. El piso de madera, que unifica toda la casa, se interrumpe en la cocina- comedor y el family. Allí se optó por la cerámica, que combina dos tamaños, y continúa en la galería-comedor integrada.

Una escalera entre muros lleva a la planta alta: define la doble altura de la entrada y llega a un hall abierto que (en ese nivel) vincula los dormitorios de las hijas, y despega (a otro nivel) el dormitorio principal. La terraza de la suite balconea a la piscina y desde el dormitorio, grandes paños de blindex permiten continuar la vista al golf.

Los cuartos de las hijas tienen dos opciones de uso. Pueden ser privados o sumarse al escritorio a través de una doble puerta, transformándolos en un gran espacio con un baño en el medio. La ambientación y decoración, a cargo de la dueña, mantienen líneas armónicas y destaca la calidad de los materiales y objetos.

Textos: Gabriel Jacobo para el Suplemento Home de Diario Perfil
Fotos: Silvia Bordoni.