Rouge

Rouge

- Gourmet -

Clubes escandinavos en Buenos Aires

El frikadeller está hecho con albóndigas de cerdo con papas, salsa marrón y repollo colorado agridulce. Foto: Eduardo Giménez.
13 de abril de 2012

En pleno microcentro porteño, el Club Danés y el Club Sueco ofrecen platos típicos de los dos países. Galería de fotos.

Por Ana Laura Caruso (*)

En pleno microcentro porteño, en los mismos clubes donde se congregan desde hace años los inmigrantes y descendientes de suecos y daneses, funcionan dos restaurantes que ofrecen platos típicos de los países escandinavos para todos los argentinos.

Club Danés

El Club Danés, sobre la calle Alem, abre al mediodía y ofrece un menú con cuatro platos diarios: tres locales y uno danés. Los que quieren algo más liviano, pueden optar por un smørrebrød, unos típicos sandwiches abiertos dinamarqueses que se comen con cubierto y al plato. La variedad de smørrebrød es amplia: está el de lacha marinada (que solía hacerse con arenque pero ya no se puede importar), el de rosbif con pepinillos y cebollas fritas, el de paté de hígado de cerdo con remolachas agridulces y el de queso azul dinamarqués con yema de huevo, entre otros.

Algunos de los platos típicos dinamarqueses que se preparan en el restaurante son el frikadeller (albóndigas de cerdo con papas, salsa marrón, repollo colorado), el fiskekarbonader (croquetas empanadas de merluza, papa y panceta) y el biksemad (dados de carne de ternera y cerdo salteados con dados de papas y cebollas), que se hace todos los viernes.

Si hay algo que caracteriza la comida de Dinamarca es el sabor agridulce, producto de la mezcla de vinagre y azúcar que se utilizaba antaño para conservar los alimentos. Entre los postres se destaca el ris a l’amande (arroz con leche con crema batida, almendras y salsa de frutos rojos), el rød grød med fløde (compota de arándanos y frambuesas con crema de leche) y el rødvins pære (peras cocidas con vino tinto y especias). El precio promedio de un almuerzo con un plato dinamarqués y cerveza o copa de vino es de $50, aunque también hay opciones más económicas. Los postres cuestan $20.

Los habitués del restaurante son los oficinistas de la zona, aunque el lugar recibe aproximadamente diez dinamarqueses por semana. “La vida de la colectividad se modificó mucho: está desmembrada”, asegura Eduardo Marenco, quien está a cargo del restaurante junto a su socio Santiago Macagno. “Hay muchos dinamarqueses jóvenes en Argentina pero ya no tienen necesidad de juntarse en un mismo espacio físico para conectarse con otros expatriados”.

Sin embargo, hay un evento que sigue congregando a los daneses cada año en el restaurante: la cena de Navidad, los primeros días de diciembre. En esta fiesta, se baila folklore danés y se toma mucho Aquavit, un aguardiente escandinavo. “Los dinamarqueses tienen ciertos rituales a la hora de comer: cuando brindan, no chocan las copas sino que sólo hacen contacto visual entre ellos, y después de comer siempre agradecen por la comida”, cuenta Marenco.

Marenco es argentino pero se fue a vivir a Dinamarca a los 17 años para hacer un intercambio estudiantil. Al volver, comenzó a frecuentar el grupo de jóvenes de la Iglesia Dinamarquesa de Buenos Aires. Allí conoció a su socio, Santiago Macagno, descendiente de dinamarqueses. Marenco estudió hotelería, gastronomía y empezó a trabajar de mozo en el Club Danés en 1988 hasta que se hizo cargo de él con su socio en 1994.

Club Sueco

El Club Sueco funciona desde hace más de 50 años en la calle Tacuarí. Allí también se prepara cada día una gran variedad de platos escandinavos. El restaurante está abierto de lunes a viernes al mediodía y los viernes a la noche. A diferencia de la comida danesa, la sueca no es tan agridulce.

El restaurante ofrece un servicio de buffet, plato principal y postre. Dentro de las entradas, se destaca la degustación de lacha y de salmón, así como el quiche de hongos con queso de cabra. Los platos principales preferidos por los comensales son el köttbullar (albóndigas suecas con puré de papa) y el biff à la lindström (hamburguesa con alcaparras y remolachas agridulces, papines a la plancha y espinaca). Los postres incluyen el clásico strudel de ruibarbo acompañado de helado de crema americana y otros manjares no tan escandinavos como el mousse de maracuyá. El precio promedio del almuerzo es de $100.

Nancy Sittman, quien maneja el restó junto con Martín Varela desde hace cinco años, comenta que los suecos se reúnen allí el primer viernes de cada mes. Además, se hacen dos celebraciones importantes al año: la fiesta de la fertilidad y la fiesta del cangrejo. “La fiesta de la fertilidad es en junio. Es muy importante para los suecos porque ellos tienen pocos meses de luz y calor, entonces festejan la fertilidad de la tierra”, cuenta Sittman. “Se coloca un palo en el medio del salón que representa al falo y se baila alrededor”, agrega.

“La fiesta del cangrejo, que se celebra cada octubre, no se hace desde hace dos años porque los cangrejos que comen los suecos son importados y ya no se pueden traer”, cuenta Sittman, quien también dice tener dificultades para conseguir Aquavit.

Sittman es descendiente de alemanes y trabajó también para el Club Danés. “Vale la pena conocer estos lugares porque tienen muchísima historia”, dice Sittman. A pesar de que hoy muchos extranjeros pueden conectarse través de Internet y no tienen necesidad de juntarse en un club, estos espacios siguen abiertos para todos los románticos que todavía apuestan al encuentro cara a cara y los curiosos que quieren probar platos escandinavos sin la necesidad de viajar a Europa.

(*) De la redacción de Perfil.com

No te pierdas la galería de fotos de los restaurantes y los platos.

Club Danés. Leandro N. Alem 1074. Piso 12. Abierto Lunes a Viernes de 12 a 16. Reservas: 4312-9266.

Club Sueco. Tacuarí 147. Piso 5. Abierto Lunes a viernes de 12 a 15. Viernes abierto también de 20 a 23. Reservas: 4342-0888.

67 pensamientos en “Clubes escandinavos en Buenos Aires”

  1. Cuando viajé a Europa, los platos más exquisitos los comí en Alemania. Aunque reconozco que acá la comunidad alemana conserva y prepara manjares. Yo opto por la pastelería que es mi fuerte, o mi punto débil como quieran llamarlo.

  2. Cuando viajé a Aemania, me lo pasé comiendo salchichas vienesas, y les puedo asegurar que son “riquísimas”, tampoco contaba con demasiado dinero jaja.

  3. RECOMIENDO DER KELLER, COCINA ALEMANA EN BELGRANO, O TAMBIEN EN BELGRANO ESTÁ BAVIERA, AMBOS MUY BUENOS, SALUDOS GENTE…

  4. Excelentes los dos Restòs, la `comida y la atènciòn son impecables, creo que quedan pocos lugares tan tradicionales y distinguidos!!

  5. Es muy interesante conocer tradiciones y costumbres de otras culturas, sobre todo a la hora de sentarse a la mesa. Me interesó mucho la nota. Tiene contenido.

  6. No estoy seguro, pero creo que el único Restó Danes en la city porteña, es el mencionado en la nota, si alguien tiene información pásenla please.

  7. En Viedma, podes degustar los mejores platos de origen alemán, sin desmerecer lo salado, la “vedette” a la hora del té, la tienen las “tortas Galesas”

  8. Hay una gran comunidad de descendientes de alemanes en toda la pcia. de chubut, ahí si podés disfrutar de platos alemanes, también la hermana Bernarda tiene recetas alemanas muy ricas.

  9. EL BAR ALEMÁN ES UNA BUENA OPCIÓN. PERO DÓNDE MÁS SE PUEDE ENCONTRAR SOBRE TODO PASTELERÍA ALEMANA “EXQUISITA ” ES EN EL SUR DE NUESTRO PAÍS. NI HABLAR DEL MANGAR DE LAS TORTAS GALESAS !!

  10. Por fin una nota dónde se promocione la comida típica de países escandinavos, que a mi parecer no está tan difundida en nuestro país, y es realmente deliciosa. Quizás la comida china o el sushi, son más habituales. Creo que están faltando son más restós como los que se mencionan en la nota.

  11. Me gusta mucho leer las notas de Perfil y los comentarios de la gente, y coincido con Julieta, ésta nota, tiene información, claridad y una excelente redacción , Felicitaciones!!!!!!!!!

  12. Anita! excelente tus notas ..bien redactadaas ,con buena información .Un placer para todos los sentidos .Me alegra encontrate luego de haber compartido algunos momentos ,allá por el 2001en S.A.Eras una adolescente ..celebro este crecimiento !! besos!!

  13. En el balneario de Claromecó, del lado de Dunamar y sobre la playa está Barlovento, un restorán atendido por descendientes de la colectividad danesa de la zona de Tres Arroyos. Hay todo el verano platos daneses, todos recién hechos. Y además no es caro.

    Y justo frente al restorán se encuentra la heladería danesa, atendida también por daneses. Tienen 5 o 6 gustos daneses con el nombre raro y todo. Toda una aventura gastronómica que siempre sale bien. Lugares para volver todos los años

  14. Coincido con la periodísta, internet en gran parte suple la necesidad de un encuentro cara a cara, pero ésto tiene su pro y su contra, para mí no dejan de ser relaciones “virtuales”, por llamarlo de alguna manera, que jamás podrán reemplazar un encuentro dónde la mirada y los gestos cumplen un papel preponderante.

  15. QUE LUJO PARA LOS OFICINISTAS DEL MICROCENTRO PORTEÑO, TENER AL ALCANCE DE SU MANO Y DE SU BOLSILLO , ÉSTOS RESTÓS.

  16. Me gusta la comida dinamarquesa por el sabor agridulce, que a diferencia de la francesa es menos menos grasa, y he buscado infructuosamente chef que enseñen éste tipo de especialidades.

  17. Soy descendiente de Irlandeses y es muy importante mantener las tradiciones culturales, la gastronomía entra en ésta clasificación y evidentemente éstos sitios albergan y propician estos encuentros. Muy buena la nota.

  18. No me extraña que la gente de la colectividad escandinava se sienta a gusto en estos clubes, a juzgar por las fotos son confortables y bellísimos.

  19. Lástima que sólo funcionen al mediodía, pero igual me anoto. Me gustó mucha la oferta culinaria, habrá que probar…

  20. Que envidia por el viajecito, y si ojalá pudieran saborear un buen asadito, aunque seguramente lo conocen, los turistas extranjeros se desviven por un buen bife cuando están en nuestro país, eso sin desmerecer lo de ellos, porque los platos parecen “deliciosos!.

  21. Gente en el verano norteño, me voy suecia, dinamarca y noruega, luego les podría contar.

    Los quesos son muy buenos: norwigia, el dinamarqués azul, lo mimmo que los pucheros con pescado y sus sopas.
    lamento que no tengan en esos países …Choripan

  22. Lo único que no me tienta de la comida que se muestra en las fotos, es la cerveza, todo lo demás “imperdible”, que me disculpe Ern, pero pienso probar con agua mineral ja ja besos.

  23. Como buena descendiente de alemanes, me gusta mucho la comida escandinava, sobre todo, el arroz con leche con crema batida , almendra y salsa de frutos rojos, un “manjar”

  24. FELICITACIONES, POR MOSTRAR DOS SITIO DE TANTA CALIDAD, DÓNDE ADEMÁS DE COMER, SE PUEDA PASAR UN MOMENTO AGRADABLE.

  25. No hay una única forma de presentar los platos ni aquí ni en la china. La comida danesa como todas las comidas tienen variantes. Por lo que leí y observé en las fotos, la presentación es correcta y las variables son parte de la creatividad y por que no adaptación a los gustos de los clientes.

  26. NO SE SI ESTÁN CORRECTAMENTE SERVIDAS, PERO LAS HE PROBADO EN AMBOS SITIOS Y PUEDO ASEGURAR QUE SON MUY BUENAS!!

  27. A mi me gustan mucho éstas notas que te ayudan a conocer lugares y comoidas diferentes , la comida realmente es muy tentadora, y los precios me parecen más que normales. Además que en pleno microcentro, existan lugares tan lindos es fantástico.

  28. Me parece que Ern, está confundido, conozco éstas comidas, y no hay una sóla fórmula para prepararlas y/o servirlas . Las frikadeller pueden ser más o menos ovaladas o achatadas, y yo siempre las como con la salsa por encima. Con respecto a las papas, no sólo se sirven enteras, porque justamente un buen chef, ofrece creatividad al armar los platos.
    Y además si en otro país ofrecieran chorizo con mermelada, igualmente sería chorizo. A mi me parece que Ern, está hilando demasiado fino. Ojo yo no tengo nada con ver con los Restó, y me parece bien la crítica. Por eso yo les sugeriría hacerle una nota a Ern, para que nos cuente con exactitud algunas recetas danesas que a mi me encantan y las como habitualmente. Besos

    1. Walter: Creo que después de 30 años de vivir en Dinamarca y encima ser “cocinero” aficionado puedo estar confundido sobre muchas cosas pero no sobre lo que son las “frikadeller”. Cuando quieras cualquier receta de comida danesa, tradicional o moderna, no tenés más que chiflar que te la paso. Hay mucho más que el supuesto “agridulce” mencionado.

  29. Muy interesante. Lamentablemente no parece muy danés que digamos.
    Las frikadeller no son de cerdo. Son de cerdo y ternera por partes iguales.
    La forma esta mal. Esas son kødboller (albóndigas)
    Las frikadeller son ovaladas y achatadas.
    Pecado mortal! La salsa jamás se pone sobre las frikadeller!
    En todo caso, la salsa va sobre las papas.
    Para completar el penoso cuadro, las papas no se sirven cortadas de esa manera. Tienen que ser hervidas, pequeñas y enteras, jamas cortadas.
    Si bien en este plato no embocaron una, el otro parece correctamente servido, con la cebolla sobre el arenque (o el sucedáneo)
    El akvavit sacado del freezer y la cerveza al lado están bien presentados, aunque para un purista… esa no es una copa de aquavit!
    Perdonen la crítica pero hay que imaginar si en otro país uno ve que promueven chorizo argentino y le ponen mermelada por encima o sirven alfajores Cachafaz cortados en tiritas…

  30. Yo tengo muchas recetas, que me gustaría intercambiar, y que son una joyita, respecto de la comida danesa, y una imperdible de la torta de merengue de nuez. Pero estoy segura que en cualquiera de los Restó mencionados en la nota, se pueden degustar.

  31. Que en el microcentro porteño, existan lugares como el club Danés y e Sueco, dónde funcionan Restós de tanta categía, es una privilegio o no???.

  32. Que buena opción, no las conocía, me parece un precio adecuado para el confort y el menú que ofrecen

  33. Pensé que los espacios llamados “club” ya no existían, por suerte la nota vuelve a reconocer el espacio físico, dónde las personas más haya de compartir un espacio físico, pueden agruparse con un sentimiento de pertenencia. Viví el Alemania y la nota me trajo reminiscencia de lo que aún es habitual en ese país.

  34. Creo que la apreciación de la peridísta es muy acertada, la comunicación cara a cara, sobre todo entre extranjeros, no es comparable a ningún acercamiento vía internet.

  35. Conozco la comida danesa desde Necochea, esos sandwichs abiertos… que delicia , voy a tratar de ir aqui en Bs,As. a esos clubes, no sabia que existian. La nota espectacular, despierta el deseo de ir corriendo a comer esas delicias.

  36. A juzgar por las fotos, éstos Restó, son muy confortables y cálidos. Creo que si bien deben ser muy conocidos por la colectividad , está bueno promocionarlos para todos …

  37. Creo que es muy lindo conservar las tradiciones culturales y culinarias de cada país, y éstos clubes, tal cual lo expresa la nota, ofrecen esa posibilidad .

  38. Soy descendiente de alemanes, me gustó mucho la nota, puesto que la comida danesa, no está demasiado difundida en nuestro país, realmente es muy rica, vale la pena probarla. Ah… conozco ambos clubes y son muy pero muy buenos!!

  39. Está bueno que se conozca la comida danesa, realmente es exquisita, mis platos favoritos son: los smorrebrod y el arroz con leche con crema. batida. Pruebenlos y después me cuentan.

  40. Me fascinó la idea de una cena de Navidad, dónde se baile folklore danés, y se cene con platos típicos. Realmente lugares desconocidos para mí. Buenísima la nota.

  41. .
    LA NOTA ES MUY TENTADORA, A MI ME GUSTA ESPECIALMENTE LA COMIDA ALEMANA. ES UN MANGAR, HABRÀ QUE PROBAR !!

  42. Cuando vengan por NECOCHEA, no deje de probar los smørrebrød que se preparan en el Bar Rex, en el Bar Che Borges o averiguar donde vive NINA ANDERSEN que es la maestra de todos los cocineros daneses de la zona: También pueden conseguir el Libro de recetas del hogar holandes de Tres Arroyos y de paso colaborar con el. En mi familia no existe celebración en donde no se encargue comida danesa y para terminar la torta de merengue de nuez con crema de frambuesas, imperdible

  43. Buenìsima la nota y la galerìa de fotos. Creo que tenemos que probar otras especialidades y no quedarnos sòlo con el asadito. Besos

Los comentarios están cerrados.