Rouge

Rouge

- Moda -

Bloguera fashion de sangre azul

Brianda Fitz-James es la nueva cara de la campaña "Hot Otoño-Invierno 2012" de Falabella.
10 de marzo de 2012

Brianda Fitz-James trabaja para la firma española La Casita de Wendy y es la nueva cara de la campaña de Fallabela. Galería de fotos.

Quizás Brianda Fitz-James sea más conocida por su abuela, la Duquesa de Alba, que a sus 85 años celebró su casamiento con un hombre 24 años menor. Pero esta joven integrante de la nobleza española, hija de Jacobo Fitz-James Stuart y María Eugenia Fernández de Castro, tiene talento propio.

Brianda es no es ninguna improvisada: es una profesional de la moda y se reveló hace poco como el secreto mejor guardado de la firma La Casita de Wendy. Estudió diseño de moda en el IED (Istituto Europeo di Design) de Madrid, y luego se fue a Nueva York a estudiar pintura.

Ahora, Brianda fue elegida para protagonizar la campaña Hot Otoño-Invierno 2012 de la marca Falabella junto a la británica Laura Hayden. “Ethnic Grunge” es la tendencia que Brianda ideó para Falabella: desde su gusto personal por la moda ecléctica, que combina elementos de diferentes partes del mundo, hasta el grunge.

“La tendencia grunge representa esa ropa de aspecto descuidado, camisas de cuadros anudadas en la cintura y vaqueros”, dice la joven bloggera. “Un pantalón roto tipo grunge le da un aire más casual al look completo”.

Por otro lado, en La Casita de Wendy, Brianda hace de todo, desde diseñar prendas con materiales ecológicos hasta forrar botones. La Casita de Wendy, para los que no la conocen, es una firma que vistió a la cantante Björk en más de una oportunidad.

La joven diseñadora confiesa que adora a su abuela y que su gran pasión es el dibujo. Por eso, sube sus ilustraciones a diario en su blog “Bri anda dibujando“. En su blog, que es uno de los más leídos de España, también mezcla consejos, fotos de sus creaciones de moda y videos.

Mirá la galería de fotos.

Un pensamiento en “Bloguera fashion de sangre azul”

  1. Preciosa mujer, igual que su abuela antes que la atendiera el cirujano plastico de Khadafy, un “turco” de lo peor…

Los comentarios están cerrados.