Rouge

Rouge

- Deco -

Un cable a tierra

Es lindo volver de viaje y apoltronarse en los sillones de uno, en este caso firmados por Laura O y Héctor Alegre.
14 de diciembre de 2011

Un cable a tierra o un lugar en el mundo. Como se le llame, suele presentarse como una aspiración en cualquier momento. Sobre todo, cuando volvemos de viaje. Queremos disfrutar de la calma doméstica y sentimos más cálido nuestro nido. La dueña de casa, eterna viajera, compró este departamento hace un lustro, ocupado por una familia tipo en tres dormitorios, living comedor, cocina, un baño y toilette. Ella unificó dos cuartos chicos en un solo estar-escritorio-biblioteca, redefinió el cuarto matrimonial con baño en suite y remozó la cocina y demás. Obra del arquitecto Guillermo Michelini y decoración de ella. Bueno es decirlo, porque el estilo es lo que ella es. Pruebas al canto. Lo que más estima es una cómoda y un cuadro de impronta avícola que conserva desde su infancia. Las sillas antiguas son recuerdos campestres de sus abuelos. La biblioteca es una expo de souvernirs de periplos. En el comedor hay sillones aguayos de Ecuador y una alfombra de Turquía. El baño chico es de no creer, con angelitos custodios y una silla-pelela de monarca en apuros, por así decirlo. La grifería y la bacha de translúcido vidrio son de Marita Cardini, y los muebles, de la reina de este imperio de 110 m2 y balcón con plantas que eligió asistida por una amiga paisajista. Y con otra amiga arquitecta diseñó la biblioteca y la mesa del comedor. Bien.

Textos: Lulo Luna.
Producción: Catalina Arrechea.
Fotos: Néstor Grassi.
Agradecimiento: Héctor Alegre (tapicería_nissiyahoo.com.ar) y Horacio Arrechea pintor (horacioarrechea@hotmail.com).
Del suplemento Home del diario PERFIL.